La Declaración Jurada de Beneficiarios del seguro Vida Ley

En las últimas semanas venimos recibiendo constantes consultas sobre el alcance de la cobertura del seguro Vida Ley y su relación con el COVID-19. Las dudas surgen cuando se presenta el caso de un trabajador asegurado que fallece por causa de esta enfermedad. Ante esto, la respuesta es única: La muerte por causas naturales forma parte de la cobertura del seguro Vida Ley, acorde a lo establecido en el DL 688.

Sin embargo, para que la cobertura de cualquier seguro se haga efectiva, es necesario que se cumplan ciertos criterios básicos, como por ejemplo que el trabajador fallecido figure en los libros de planilla de la empresa o que la cobertura del seguro no se encuentre suspendida por falta de pago. En el caso del seguro Vida Ley, la presentación de la Declaración Jurada de Beneficiarios es ese requisito fundamental que permitirá que la compañía de seguros desembolse el pago de la indemnización sin mayor trámite y en el menor plazo posible.

La Declaración Jurada de Beneficiarios es un formato sencillo, no obstante la información que se registre debe ser constantemente actualizada y la firma del trabajador, debe estar legalizada por un notario público. Los datos que usualmente son observados, cuando ocurre un siniestro, son el estado civil del asegurado y el número de sus beneficiarios.

Por ejemplo, si el formato de un asegurado fue cumplimentado y notariado en el año 2018 cuando el trabajador era soltero y sin hijos, y éste fallece en el año 2020 estando casado y con descendencia, la Declaración Jurada de Beneficiarios ya no tiene validez.

En ese caso, ¿se pierde el beneficio de la indemnización? La respuesta es no, sin embargo los beneficiarios tendrán que presentar ante la compañía de seguros la Sucesión Intestada de Herederos. El trámite para obtener la sucesión intestada de herederos puede tomar hasta 3 meses . En tiempos de pandemia, ese plazo podría extenderse lo que conlleva al retraso del pago de la indemnización por parte de la compañía de seguros, afectando directamente a los beneficiarios que por lo general son hijos menores de edad que dependen del salario que percibía el trabajador como parte del ejercicio de sus funciones laborales. Es importante señalar que los gastos del papeleo correspondiente para obtener la sucesión intestada de herederos, no los asume la compañía de seguros, por lo que son asumidos por los beneficiarios. 

Nuestra recomendación: Realizar campañas de actualización de los datos registrados en la declaración jurada de beneficiarios por lo menos una vez al año, así mismo, fomentar la difusión de información entre los asegurados de modo que estén al tanto de las contingencias a las que podrían exponer a sus seres más cercanos cuando ellos ya no puedan velar por su bienestar.

Descarga gratisFirmaPoliza

Formato Pacífico Seguros (21 descargas)

Formato Rímac Seguros (8 descargas)

Formato Protecta Seguros (11 descargas)

Compartir